Noticias

Noticias

493a006c72ed8fc0a172226434a91bc6_M

El papel de las universidades en la crisis actual

No hay comentarios

Agencia de Noticias Univalle

 

“Es importante estar atento a qué mensaje está dando el pueblo colombiano, a las causas de esta explosión tan grande y cómo encauzarla para que no agrave la crisis institucional hasta llegar a soluciones extremas, sino que podamos construir una salida” expresó el rector de la Universidad del Valle, Edgar Varela Barrios durante una mesa redonda con otros siete rectores de sendas universidades colombianas en el programa Hora 20 de Caracol Radio, convocados con el propósito reflexionar sobre el papel de las instituciones de educación superior ante la crisis que vive el país.

Durante la semana se publicaron los resultados de la ‘Gran Encuesta a Jóvenes’, realizada por la alianza entre Cifras y Conceptos y la Universidad del Rosario. Para el rector Varela, los resultados marcan una tendencia de desesperanza, rabia, desilusión y desconfianza hacia muchas de las instituciones. Resaltó que las universidades, redes sociales e iglesia generan la mayor confianza entre los jóvenes, mientras que frente a instituciones encabezadas por la Presidencia y los distintos poderes públicos, existe un grado alto de recelo.

“En Cali hay una inmensa movilización ciudadana, social y juvenil, aunque no de juventudes exclusivamente universitarias. Esto ha sido rebasado por la participación masiva de otros jóvenes que no solamente plantean temas que tienen que ver con la educación, sino que, como la encuesta lo dice, las oportunidades laborales están en el centro de las reclamaciones. También supongo que hubo una explosión después de un año de pandemia y confinamiento duro que ha afectado la economía y destruido muchos negocios. Lo paradójico es que estamos en medio de la pandemia, en un tercer pico y en él se cruza una movilización social”, señaló.

El rector Varela también se refirió a los extremos alcanzados por la confrontación en Cali: vandalismo, destrucción del bien público, afectaciones graves a buses y estaciones del Sistema de Transporte Masivo MIO; así como a la violencia y excesos en la represión por parte de las fuerzas del Estado. “En los últimos días el volumen de la confrontación en la ciudad se ha reducido un poco, quizás por haber llegado a un paroxismo tan alto.

Recordó que Chile atravesó por una situación parecida en 2018, año en el que las imágenes de inmensas movilizaciones y estaciones destruidas del metro de Santiago, dieron la vuelta al mundo. La salida para ese país fue la reforma constitucional que actualmente se está llevando a cabo.

Sin embargo, el rector de Univalle considera que en Colombia ya se han hecho muchas contrareformas a la Constitución del 91 y estuvo de acuerdo con los rectores de la Universidad de los Andes, Alejandro Gaviria Uribe, y de la Universidad Nacional, Dolly Montoya Castaño, en que el espíritu reformista que impulsó la carta magna ha sido revocado y actualmente hay una mayor centralización y concentración del poder, así como un neoliberalismo preponderante.

“Hay precarización e informalización laboral en altas escalas y eso genera desesperanza entre los jóvenes. La Constitución es una buena base para hacer un acuerdo nacional, pero hay que retomar el espíritu de la Constitución de hace 30 años”, indicó.

Recalcó que una explosión social del tamaño de la que Colombia ha vivido en los últimos días no se resolverá sin una voluntad política genuina para corregir la desigualdad y practicar más políticas de inclusión social.

“Lo que hemos hecho en las universidades es protectivo, pero la sociedad, el Estado y las empresas también tienen que proteger a los jóvenes y a los desempleados en el contexto de la pandemia. El Estado debe usar el gasto público y seguir el ejemplo de otros países que han invertido mucho más que el nuestro en financiar esta época tan crítica, como ha pasado en Estados Unidos y Europa Occidental”, dijo.

Las universidades públicas colombianas lograron ofrecer apoyo a los estudiantes durante la pandemia sin depender del dinero aportado por el gobierno nacional a través de la reorientación de sus propios recursos. Sin embargo, este mismo caso no se dio en el resto de la sociedad. Un ejemplo de ello es el desescalamiento en la entrega de subsidios alimentarios y otros apoyos económicos ofrecidos por algunas alcaldías en los primeros meses de la pandemia.

“Las universidades tenemos un primer nivel de confianza entre los jóvenes porque en medio de la pandemia dimos muchos apoyos además de los de matrícula, que las públicas conseguimos sumando recursos propios y del Estado, mientras que las privadas hicieron un esfuerzo importante de congelación, rebajas, extensiones y conectividad para que los estudiantes tuvieran la posibilidad de continuar en clases. Los respaldos en bienestar también fueron fundamentales, pues permitieron que durante un año los jóvenes sintieran que las universidades los protegen”, explicó el rector.

El directivo recordó que la renta básica universal, es decir la oferta de un mínimo vital para el conjunto de la sociedad, uno de los argumentos detrás del paro, hace parte de los temas más importantes a discutir en esta coyuntura.